Sócrates



Tiempos difíciles aquellos en los que hay que demostrar lo evidente. (Sócrates)

domingo, 11 de septiembre de 2011

CDI de 6º de Primaria (y2): Pruebas innecesarias e injustas.

¿Qué son las pruebas de CDI y para qué se realizan?
Desde el año 2005 se viene realizado por la  Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid (Gobierno Regional) una prueba censal (obligatoria para todos los alumnos de sexto curso de Primaria) denominada: “Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables”, en adelante CDI. Posteriormente se han empezado a aplicar en 3º de ESO. En la actualidad (2011) las pruebas externas del más variado pelaje se van extendiendo por todos los niveles del sistema. Aquí nos centraremos exclusivamente en la que se aplica a 6º de Primaria.

Sus finalidades expresas han ido variando sutilmente desde sus inicios:

Año 2005: “El objetivo de esta prueba no era examinar al alumnado sobre lo que, según el currículo oficial, debería haber aprendido, sino comprobar que el nivel de competencias y conocimientos que posee un escolar cuando finaliza sus estudios primarios garantiza que pueda cursar con aprovechamiento el segundo nivel de la educación obligatoria.
Además de comprobar el grado de adquisición de esas destrezas que un alumno que comienza la Educación Secundaria debe haber adquirido, la prueba CDI debía servir a la Administración Educativa para:
— Orientar a los maestros sobre cuáles son esos conocimientos y destrezas indispensables.
— Informar a los padres sobre el grado de adquisición de los mismos por sus hijos.
— Dotar a los centros escolares y a la Administración de una referencia clara para valorar cualquier plan de mejora que se quiera llevar a cabo.” (ORDEN 5420-01/2005, de 18 de octubre)

Años 2006, 2007 y 2008: “No se trata de comprobar el grado de adquisición de competencias básicas propias del currículo, sino de conocer en qué medida el actual currículo proporciona los conocimientos y destrezas que son indispensables para iniciar la Educación Secundaria Obligatoria con garantías de éxito.” (INSTRUCCIONES de la Viceconsejería de Educación)

            Años 2009, 2010 y 20011: Finalidades:
1. Obtener información sobre el grado de adquisición, por los alumnos del sexto curso de Educación Primaria, de los conocimientos y destrezas que se consideran indispensables para iniciar con garantías de éxito la Educación Secundaria Obligatoria.
2. Orientar a la Consejería de Educación y a los propios centros respecto de la eficacia de sus planes y acciones educativos.
3. Organizar en los centros medidas de refuerzo, dirigidas a garantizar que todo el alumnado adquiera los conocimientos y destrezas indispensables. (INSTRUCCIONES de la Viceconsejería de Educación)

Pero, de hecho, sus resultados INDIVIDUALES se están utilizando, previa inclusión en el expediente académico de los alumnos, como filtro académico, lo que resulta, como ya explicaremos, claramente INJUSTO.

¿Por qué son innecesarias?

Las pruebas externas son necesarias (aunque técnicamente no tiene por qué ser realizadas por toda la población escolar), especialmente como complemento de las evaluaciones realizadas de forma habitual por los propios maestros. El problema de las CDI es que, para las finalidades que se plantea (recién detalladas), NO HACE FALTA realizar ninguna prueba externa y menos a todos los escolares de la región, porque:

-       El sistema ya tiene servicios que se pueden encargar de realizar evaluaciones (o mejor, colaborar con los maestros tutores) sobre los grupos de centros o alumnos que realmente tienen dificultades básicas  (que por cierto no son la mayoría). Al menos el Servicio de Inspección y los Servicios de Orientación, desde sus respectivos ámbitos de trabajo, tienen encomendadas tareas de este tipo.
-       Suplanta la tarea habitual de evaluación de los propios maestros, parte inseparable de su actividad educativa.
-       Los maestros son los que mayor información tienen para hacer una evaluación realmente de diagnóstico sobre sus propios alumnos: son los que mejor conocen sus cualidades y dificultades y, lo más importante, son los que conocen sus causas. Tendríamos que preguntarles a ellos por sus alumnos en lugar de entrar en las aulas como un burro en una cacharrería (es una imagen): “Aquí venimos para enterarnos de lo que saben o no vuestros alumnos y luego se lo vamos a contar a sus padres, porque es que si no..” ¿resulta ridículo?.

2 comentarios:

Angel de la Llave dijo...

Mi enhorabuena por tus análisis. Yo llevo años indignado con las pruebas CDI y me encanta ver que no estoy solo. Creo que has resumido a la perfección: "El uso perverso de unas pruebas ridículas"

Espero que te guste estas entradas de EDUCACIÓN EN ORCASUR

EDUCACIÓN EN ORCASUR

T. Ruíz Monteleón dijo...

Gracias. Hay mucha tela que iremos cortando, si nos es posible, sin prisa pero sin pausa, sobre las CDI y otras pruebas.